Ejemplo de liderazgo basado en la confianza: Brendan Rodgers, entrenador del Liverpool

 


En verano de 2012 Kenny Dalglish dejó el banquillo del Liverpool en una situación bastante complicada en la que dominaba el desánimo general. La propuesta del club para levantar los ánimos fue Brendan Rodgers, el exfutbolista norirlandés que como técnico acababa de subir al Swansea a primera. Y no podía haber surgido mejor efecto: puede que los reds consigan ganar la liga después de más de dos décadas sin olerla.

El año pasado el equipo quedó en el séptimo puesto de la Premier League, y se quedó a las puertas de los dieciseisavos de la Europe League. Sin embargo, este año lidera la clasificación, dos puntos por delante del Chelsea, que tendrá que batirse con el Atlético de Madrid en semifinales de Champions, y siete puntos por delante del Manchester City, eliminado en los cuartos de final por el Bayern de Munich.

Es evidente que hay una gran cantidad de factores que contribuyen al buen desempeño de un equipo de alto rendimiento, pero la confianza puede que sea el más subestimado entre ellos, y es precisamente de lo que ha tirado Rodgers. Es el ejemplo de un líder que ha logrado invertir la tendencia en un deporte altamente competitivo en una de las mejores ligas del mundo. En cualquier caso, lo que está haciendo es un ejemplo en cualquier entorno de liderazgo.

1. Implicar al conjunto en el cambio. Rodgers empezó a mejorar el equipo mediante una visión clara del cambio que quería aplicar y cómo cada parte de la organización tenía que contribuir al resultado final. La lección es que el cambio necesita su tiempo, puesto que su primera temporada fue regular, pero que sobretodo requiere la implicación de todos los afectados para un buen resultado.

2. Creer en la delegación de tareas. El míster de los reds animó a los miembros del equipo a asumir la plena responsabilidad de sus rolos, permitiendo que bajo el paraguas de su posición, surgiera el liderazgo en varios niveles. Su rol está por encima, pero también conoce las limitaciones de su campo de actuación y permite que los demás entren si es para mejorarlo.

3. Conocer a los miembros del equipo. El entrenador ha querido conocer de forma individual a cada uno de sus jugadores para aprovechar al máximo su talento y su ambición a favor del equipo. Con la construcción de conexiones personales con sus jugadores, Rodgers ha conseguido un equipo cohesionado en el que los jugadores se ponen al servicio del club.

4. Generar confianza entre los jugadores. El núcleo del liderazgo de Rodgers es la confianza. La confianza de los jugadores en ellos mismos, la confianza de los jugadores en sus compañeros y la confianza de los jugadores en el propio entrenador. Precisamente esto fue lo que alabó Steven Gerrard, el capitán, de su entrenador.

Sobre estas bases establece los compromisos del equipo que tiene la Premier a tocar, y aún si no lo consiguiera este año, no hay duda de que recogerá frutos en un futuro muy próximo.


Fuente: Equipos y Talento
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 10 mejores gimnasios de EEUU

Analizando el modelo de negocio de Crossfit

EHFA 3rd European Fitness Forum - Madrid, 10 & 11 May 2010