Qué hacer cuando llegas nuevo a una empresa




La semana pasada quedé para tomar un café con mi amiga Nuria. Hacía tiempo que no nos veíamos y tenía una cosa muy importante que explicarme. Pensé que anunciaría su tercer embarazo, desafortunadamente los tiros no iban por ahí. Léase con cierta dosis de ironía.
Quería explicarme que había sido fichada para liderar un proyecto en una nueva empresa. Gran reto, gran responsabilidad, gran motivación, gran oportunidad y gran satisfacción que causa que piensen en ti para llevarlo a cabo.
Hablamos de lo importante que es el aterrizaje durante las primeras semanas y empezamos a poner encima de la mesa lo que pensamos que estaría bien y lo que por el contrario se tendría que evitar.
Me he animado a compartirlo con vosotros. Seguro que nos dejamos cosas, si así lo veis sentíos libres de comentar.

Información al poder
Conoce previamente la empresa a dónde vas. Muestra interés en conocer su historia, evolución de los últimos años, características del sector, competidores y stakeholders. Averigua cuanto de estratégico es tu departamento dentro de la organización, dicho de otra manera qué cerca está es de la dirección general. En qué nivel jerárquico estás respecto a otros departamentos. Es interesante conocer a quien reportarás, cuantas personas estarán a tu cargo, que presupuesto moverás, que responsabilidades tendrás, etc… Toda esta información te puede servir tanto para decidir su una oferta de trabajo es adecuada para ti o no, y también para lo que hoy nos ocupa el tema, crear una imagen 360º del proyecto del que vas a formar parte.

Dos orejas, una boca
“Tenemos dos orejas y una boca” me decía una antigua jefa hace ya algunos años. “Tenemos que escuchar el doble de lo que hablamos y suele ser al revés”, en aquella época se refería a los procesos de venta, pero son 100% aplicable también aquí. Observar, preguntar y escuchar es un constante en las primeras semanas al llegar a una nueva empresa. Tenemos que recabar información in situ. Estar pendiente de los detalles. Leer entre líneas… y también entre excels. Información útil en relación a la empresa, departamento, resultados… pero ojo! No te olvides de interesarte por lo más importante, las personas. Cuanto de felices son? Cuál es su rendimiento? Qué es lo que más y lo que menos les gusta hacer? En que son realmente buenos? Interesarte por la persona es conocerla a ella y también a sus motivaciones y necesidades. Lleva suelto para invitar a unos cuantos cafés.

Cultura
Aprende rápidamente la cultura de la nueva empresa. Como decía Drucker, la cultura se come cada mañana a la estrategia para desayunar. Cuáles son los valores de la compañía? Qué es lo realmente importante para que todo fluya? Será importante identificarla y hacerla tuya rápidamente.

Sobreinformación
En las primeras semanas vas a recibir una cantidad de información infernal. Tu cabeza saldrá como unas maracas cada día. Trata de anotar esa información y organizarla de manera práctica y rápidamente accesible. Puedes utilizar técnicas como mapas mentales o simplemente tomando notas en una Moleskine fucker edition.

Apariencias
No intentes aparentar ni crear una imagen de ti que no corresponda con la realidad. Es habitual encontrar a nuevos managers haciendo comentarios que no tocan y metiendo la pata hasta el fondo, tratando de aparentar un conocimiento que no tienen. ¿Problemas de seguridad en uno mismo? Déjate de historias. A veces es preferible ser cauto y seguir escuchando.

Decisiones
No tomes decisiones a la ligera. Hay veces que podemos encontrarnos con situaciones que no encajen con nuestra manera de trabajar y pensemos que lo mejor sea cambiarla rápidamente. ¿Cómo pueden estar trabajando de esta manera? ¿Pero cómo pueden estar utilizando este programa aún? Te puedes preguntar. Es un habitual error de los managers junior tomar decisiones rápidamente y cambiar todo lo que encuentran dando la impresión que lo anterior no sirve. Aplicar su  sello personal desde el día 1. Piensa bien antes de tomar decisiones.
Evidentemente habrá que valorar la situación de tu entrada al proyecto. Si entras en una situación de código rojo (situación extremadamente mala, tu equipo está en descenso y te fichan para salvar la permanencia) de ti esperarán que des un giro de 180º a la situación y tendrás que arriesgar con decisiones menos meditadas. Suerte!

Sé genuino
Por último, se tú mismo, no trates de representar un papel. Han confiado en ti por lo que eres, por lo que has conseguido o por lo que creen que puedes llegar a ser. Las cosas auténticas son más poderosas y consistentes que las imitaciones o los fakes. Saca tu YO a relucir. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 10 mejores gimnasios de EEUU

Analizando el modelo de negocio de Crossfit

EHFA 3rd European Fitness Forum - Madrid, 10 & 11 May 2010